jueves, 24 de marzo de 2016

En el campamento de Vial, en Khios, no permiten la entrada a las ONGs para repartir comida aunque no tienen alimentos suficientes para todos

Nuestros amigos de Zaporeak, un grupo de vascos maravillosos que nos alimentaban a todos, refugiados y voluntarios, nos han mandado esta imagen desde Khios.

Fotógrafo: Daniel Rivas         
Como no les dan permiso para entrar en Vial sirven la comida a través de la reja.

Algunas ONGs más grandes están acreditadas y pueden acceder al campo sin embargo cuando Zaporeak 


Intentó registrarse obtuvo una negativa. Ninguna ONG pequeña con iniciativas basadas en el reparto de comida puede acceder al campo. El ejército ya tiene contratado un catering, sin embargo sus recursos son insuficientes. Los refugiados pasan hambre. 

A esto hay que sumarle el mal estar de los habitantes afganos tras conocer su futuro más inmediato: van a ser devueltos a  su país de origen, el país del que salieron huyendo en busca de un futuro mejor. En consecuencia han comenzado a alzarse revueltas en el campo, aunque al no poder entrar no nos es posible conocer su envergadura, ha sido suficiente para que el  catering contratado decida  no dar comida por las noches condenando así a pasar más hambre a todos. Los afganos ya no protestan solos, los sirios se han sumado a las revueltas lo que aumenta la precaución que toma el personal del catering. 

Ante esta situación el ejército que gestiona el campo ha asegurado a nuestros amigos vascos que harán la vista gorda si los ven repartiendo comida a través de la valla siempre y cuando no lo hagan en los horarios en que trabaja el catering, el resultado está retratado en la fotografía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario