viernes, 25 de marzo de 2016

La mayoría duerme sobre las piedras, al resto se les inundan las tiendas y ninguno tiene donde ducharse

olVIDAdos ha comenzado a trabajar en el campo de refugiados de Katsika, cerca de Ioánina. Allí la situación es cada vez más complicada. 



El municipio está desbordado, acoge a más de dos mil personas aunque no está acondicionado para ello, ni siquiera cuenta con duchas. Aún así sigue llegando gente. Anoche llegaron  dos autobuses llenos con 280 refugiados a los que no se les había informado ni a donde se dirigían ni la razón de su traslado. Cerca de Katsika hay otros dos campos sin atender


El mal tiempo no facilita el día a día. No para de llover y no hay suficientes tiendas para todos. La mayoría han optado por cubrir el húmedo suelo transformado en barro con piedras y dormir sobre ellas. Irónicamente la suerte de los refugiados que duermen en tiendas no es tan diferente, la lluvia las ha inundado.

La situación es desoladora, las voluntarias de olVIDAdos   trabajan desde el amanecer hasta muy entrada la noche. Ayer no pudieron comer y solo cenaron una sopa a las 00:30 de la noche. Hace falta comprar muchas cosas, el coste es tremendo. Se necesita apoyo económico. Así no podremos aguantar mucho más.

Nuestro proyecto se centra en los niños de 0 a 2 años y en las madres lactantes sin embargo nos piden mucho más, porque son muchas las cosas que faltan para poder hablar de unas mínimas condiciones básicas. Son necesarias unas  colchonetas de densidad alta para no tener que dormir sobre las piedras, también hacen falta impermeables así como purés con proteínas y necesitamos seguir comprando leche de bebé, papillas, biberones, galletas, fruta, leche y zumos que ya proporcionábamos. No paramos de repartir,






No hay comentarios:

Publicar un comentario